QUE NO SE PIERDAN LOS DETALLES


Iniciar una relación de noviazgo es maravilloso, los detalles están al orden del día, nuestra imaginación es impresionante. ¿Qué pasa con el paso de los años en el matrimonio con los detalles? ¿Por qué se pierden? La rutina hace de las suyas en la relación matrimonial, no queda espacio para otra cosa más que para cuidar de los pequeños en casa, ir al trabajo todo el día y llegar por la noche cansado y a dormir que el día estuvo pesado, mañana platicamos.


Hace unos meses compramos un lindo mueble para nuestra sala, acomodamos la televisión y algunos recuerdos y listo, quedó bello. Al paso del tiempo notamos que se empezó a ver diferente, el mueble empezaba a cambiar de forma y me dispuse a encontrar la razón del problema. Cual fue nuestra sorpresa, la polilla había hecho de las suyas, había invadido nuestro mueble y estaba a punto de colapsar. Como todo un experto en madera (así somos los esposos, expertos) me dispuse a ver si tenía arreglo y claro, encontré las maderas afectadas no dudando en llevarlas al carpintero para que las cambiara (él si es experto).


Al entregarme el mueble me comentó que cambió todas las reglas de soporte y aplicó un líquido para protegerlas de futuras amenazas. Algo parecido pasa en la relación matrimonial, al paso del tiempo pareciera que todo está en orden, todo es alegría, felicidad, sin saber que por dentro se está desgastando, que la rutina (la polilla) está haciendo de las suyas. Es momento de aplicar una solución, igual no es mágica, pero te garantizo que si la aplicas constantemente tendrás maravillosos resultados.


Te puedo citar cinco actividades para que realices en tu vida matrimonial.

La primera, participa de situaciones LLENAS de oxitocina.

Hacer el amor, las caricias, los abrazos, los besos, todo tipo de contacto físico, los mensajes de amor, reírse juntos, los juegos de seducción, son todas actividades que generan grandes cantidades de oxitocina en el cuerpo de ambos. Esta hormona facilita la creación de lazos sumamente fuertes entre la pareja. Tu cuerpo es adicto a esta hormona y se sabe que cada vez que estás cerca de tu esposa y ella cerca de ti, tu recibirás una descarga de esta sustancia mágica, más te hará desear estar con ella todo el tiempo. Esto funciona de igual manera para los dos, cuanta más oxitocina su cuerpo segregue cuando está cerca de ti, más querrá estar pegado a tu presencia, ¿te agrada la idea?


La segunda, EL BUEN HUMOR

Reír es medicina para nuestra vida, alejamos el estrés y cuidamos nuestra salud. Y reír junto al ser amado es mucho más placentero, robar no una simple sonrisa, sino una tremenda carcajada es formidable y se logra cuando estamos entregados plenamente, existe aceptación mutua, defectos y virtudes bienvenidos, unidad en el matrimonio con cada carcajada, claro, te desconectas del mundo por un momento y dejas entrar en tu vida la alegría, juntos riendo, en casa, en el parque, en el mar, el lugar no importa, lo verdadero importante es vivir la vida con entusiasmo con la persona amada. ¿Cuándo fue la última vez que robaron una carcajada al ser amado?


La tercera, SEAMOS ASERTIVOS


En ocasiones la esposa (o) con mucho entusiasmo comparte algún logro obtenido en el trabajo, de manera personal, como hijo o como padre, con alegría espera una respuesta de aliento, pero ¡saz!, de manera espontánea traemos a la plática algo que no tiene que ver, algo del pasado, algo que teníamos guardado en el corazón, igual no lo hacemos intencionalmente, simplemente sale la respuesta no asertiva y en lugar de tener un momento de felicidad es todo lo contrario. ¿Te ha pasado?


La cuarta, SALUDAR SIEMPRE, PERO CON CARIÑO


Una forma de cultivar el amor en la relación matrimonial es al saludar, así es, saludar cuando nos despertamos, cuando nos despedimos para ir a nuestros centros de trabajo, cuando regresamos, por decir algunos momentos. Un saludo especial, que tenga valor agregado, que se vea un toque especial, que se vea a simple vista que es un saludo para la persona amada, la que comparte la vida con nosotros. Recuerda tu época de noviazgo, ¿recuerdas esos besos? Con el paso de los años se nos olvida besar de igual manera como cuando éramos novios, si bien vivimos diferentes etapas, aceptemos que se nos olvidan esos pequeños detalles, un beso tierno, tomados de las manos, mirándonos a los ojos, sin cruzar palabra alguna nos decimos cuanto nos amamos, que vivimos el uno por el otro. No dejes pasar ya más el tiempo, corre junto a tu esposa (o) y se un ladrón (a) y róbale un beso.

Quinta, NUNCA Y SIEMPRE, las palabras siempre y nunca no se deben utilizar en el matrimonio, y menos si se están subiendo los niveles de la conversación. Decir por ejemplo: "es que tú siempre haces lo mismo" o decir "tú nunca me pones atención", ¿te suenan estas frases?, el nunca y siempre en estas oraciones lastiman y llegan a lastimar mucho, por eso no se deben utilizar. Estoy seguro que se utilizan de manera espontánea, pero ahora procuremos no citarlas y mucho menos si empezamos a sentirnos enojados. Un buen diálogo es primordial, sin utilizar estas palabras. ¿Lo intentamos?



DE MI LIBRO "Del noviazgo al matrimonio, ¿dónde quedó el amor?

Conoce más de mi libro, da enter en este enlace: DEL NOVIAZGO AL MATRIMONIO

Coach Alfonso Reyes.




26 vistas

Síguenos en nuestras redes sociales

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube