NUESTRO GRANO DE ARENA

En ocasiones renegamos de lo que nos pasa, nos quejamos de la situación económica, o pensamos que Dios nos ha abandonado. Pedimos con todo nuestro corazón que regrese la tranquilidad a nuestro corazón, a nuestro hogar. Soñamos con cambiar nuestro guardarropa, un mejor carro, poder viajar con la familia, y pedimos y pedimos en nuestras oraciones que esos sueños se hagan una realidad. No todo se lo debemos dejar a Dios, tenemos que poner de nuestra parte, poner nuestro grano de arena, cambiar nuestras actitudes, poner acción a nuestra vida. Tenemos que hacer otras cosas, movernos para alcanzar nuestros sueños, no podemos seguir pegados a la almohada mientras el tiempo transcurre, mientras el mundo sigue su rumbo sin nosotros. Animo que te esperan cosas extraordinarias.

“Proverbios 6, 9-11 ¿Flojo, hasta cuando vas a seguir acostado? ¿Cuándo por fin te levantarás de tu cama? Dormir un poco, dormitar otro poco, estirar los brazos para relajarse…, y como un vagabundo te sorprende la pobreza, como un ladrón de asalta la miseria.”




23 vistas

Síguenos en nuestras redes sociales

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube

Contáctame, envía tus datos. 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube